Perfiles

Perfiles
Perfiles

En esta nueva sección llamada “Perfiles”, podrás conocer en profundidad a los profesionales que conforman el Equipo de Educación que respalda el Sello de Calidad Boston Educa.

Este equipo consiste en profesionales con sólida formación y con amplia experiencia en el ámbito de la educación, quienes se desempeñan en distintas áreas desde las disciplinas troncales hasta Gestión e Innovación Curricular, Neurociencias Aplicadas, Apoyo al Aprendizaje y STEAM entre otras.

Iniciaremos esta sección conociendo a la Directora del Área y líder de este equipo.

ANDREA TORO SUMAR

Directora de Educación Fundación BostonEduca

La directora del Área de Educación de la Fundación BostonEduca, que entrega apoyo académico a los Colegios con Sello, es Profesora de Educación General Básica con Mención en Matemáticas y Licenciada en Educación de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Posterior a sus estudios, realizó un Magister en Dirección y Gestión Escolar de Calidad en la Universidad del Desarrollo.

Se ha capacitado en educación visitando distintos colegios en España y Estados Unidos y durante más de diez años se desempeñó en cargos de coordinación en colegios bilingües, implementando programas internacionales, entre ellos, el Bachillerato Internacional y el de Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP). Este último programa ha sido implementado en varias escuelas de diferentes partes de mundo y en Chile, obteniendo excelentes resultados y progresos en los estudiantes.

Durante 12 años trabajó en los Colegios Dunalastair, uno de los 100 colegios del país con mejores resultados en la Prueba de Transición Universitaria (PDT) y durante sus últimos tres años ahí se desempeñó como Directora Académica, donde tuvo la misión de implementar y gestionar el ABP en las tres sedes de la red.

VISIÓN

¿Cómo ves la educación hoy en día y la necesidad de reflexionar sobre los métodos que se utilizan actualmente en las salas de clases?

El mundo actual avanza a pasos agigantados y esto también demanda que la educación vaya evolucionando, que vaya teniendo una transformación que apunte a desarrollar las competencias que necesitan nuestros estudiantes para poder enfrentarse a estos desafíos día a día.

Dado que, la educación, los procesos de enseñanza y aprendizaje están en constante cambio, uno de los grandes desafíos que tenemos los docentes diariamente es estar preparados para utilizar nuevas metodologías. Para ello, creo que es fundamental atreverse a pensar de manera no convencional – salir de la caja – y estar abiertos a conocer e implementar estrategias innovadoras.

En nuestro país, hace años que la educación tiene la necesidad de un cambio profundo para permitir que se produzcan los aprendizajes con sentido y que estos sean de calidad. Tanto el rol del profesor como del alumno han ido cambiando en el tiempo y las estrategias que se van utilizando para poder lograr aprendizajes de calidad, entonces, deben adecuarse a esta nueva realidad. Yo, personalmente, siempre estoy en la búsqueda de nuevas y más eficientes metodologías, entendiendo que somos los profesores los principales agentes de cambio.

“Creo que es fundamental atreverse a pensar de manera no convencional, salir de la caja y estar abiertos a conocer e implementar estrategias innovadoras”.

EXPERIENCIA

¿Cuál ha sido tu experiencia más significativa dentro de esta búsqueda de nuevas metodologías?

Creo que lo más relevante y mi experiencia más significativa ha sido ejercer como profesora, en particular, “la profe de matemáticas”. El estar dentro de la sala de clases me permitió comprender la importancia que tiene el aprender y educar con motivación y la relevancia de implementar nuevas estrategias para lograr que los estudiantes enganchen con lo que están aprendiendo, que pierdan el miedo, aquellos que lo han adquirido en algunas áreas, que se sientan empoderados y de esa manera poder obtener aprendizajes significativos, porque adquieren sentido también para ellos.

Como profesora de matemáticas, uno de mis principales desafíos fue buscar la forma de que mis estudiantes sintieran que se la podían, que las matemáticas eran para todos y que todos podían aprender.

Siempre he tenido el bichito de desafiarme y de innovar, por lo que investigué mucho, me atreví a probar, a salir de mi zona de confort y pude buscar nuevas formas e incorporar otras estrategias fuera de lo tradicional para que mis estudiantes se sintieran empoderados con sus aprendizajes y se encantaran con las clases de matemáticas.

Además, tuve la oportunidad de visitar varios colegios públicos y particulares en el extranjero donde vi, por ejemplo, la aplicación del Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP), una metodología que lograba que los niños/as se motivaran con sus aprendizajes mediante el diseño, desarrollo e implementación de un proyecto que integraba distintas asignaturas. Los resultados que percibí me convencieron que el aprender de esa manera genera una mejor calidad de aprendizajes.

Estas experiencias también me motivaron a profundizar y capacitarme en varias metodologías de aprendizaje. La que a mí más me hizo sentido de todo lo que vi fue el Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP) y, por ello, es que al implementarlo en los Colegios Dunalastair tomé ciertos elementos del ABP adecuándolos a la realidad del establecimiento y en un periodo de cinco años los resultados no sólo mejoraron considerablemente, sino que además el ambiente de motivación del colegio era excelente.

Dentro de tu experiencia en colegios internacionales, ¿qué más puedes destacar como una influencia en tu estilo de trabajo?

Básicamente, fue muy interesante ver cómo docentes motivados e involucrados con el aprendizaje de sus alumnos, incluso sin muchos recursos, buscaban la manera de poder enseñar y aprender de manera enriquecedora y esto tenía un impacto enorme en los resultados de aprendizaje de los estudiantes incluso en el corto plazo. Esto es un reto al círculo vicioso de niños que se distraen en la sala, no aprenden, bajan su rendimiento y ello genera profesores desmotivados. Cambiar ese círculo se ha transformado en mi principal desafío.

ROL ACTUAL

Como actual Directora de Educación, ¿cuál es el cambio o huella que te gustaría dejar en todos los estudiantes que forman parte de los establecimientos con sello y colegios de la Fundación?

Lo primero que me gustaría es lograr que nuestros estudiantes recuperen el amor por aprender. Que disfruten de la experiencia de conocer cosas nuevas, descubrir experiencias, resolver problemas de la vida cotidiana y que sientan que lo que están aprendiendo tiene sentido. Que pueden aprender de una manera entretenida y de manera creativa.

Por otro lado, otro sello que me gustaría dejar, es instalar comunidades educativas y que toda la comunidad pueda trabajar en conjunto en el aprendizaje de los niños. Que los padres se involucren en el Colegio, con el aprendizaje de sus hijos, que podamos salir fuera del establecimiento a aprender, a relacionarnos, a formar redes. Que puedan ver que no solamente están aprendiendo dentro del Colegio, sino que también hay otros espacios.

Para mí es fundamental desinstalar la idea de que hay niños que no aprenden o que se van quedando atrás y ya no hay nada que hacer e instalar la idea de que todos podemos aprender independiente de nuestras situaciones, capacidades o de las creencias que tengamos sobre el aprendizaje.

Por eso es que actualmente estamos realizando muchas capacitaciones en diferenciación y hemos tenido muy buenos resultados con los profesores que han ido aplicando herramientas nuevas para cambiar este paradigma de la educación tradicional. Que los docentes crean, de verdad, que todos pueden aprender y que ellos pueden entregar las estrategias diferenciadas a los niños y que pueden tener altas expectativas de todos nuestros estudiantes es fundamental.

“El estar dentro de la sala de clases me permitió comprender la importancia que tiene el aprender motivados y la relevancia de implementar nuevas estrategias para lograr aprendizajes significativos”.

Aprendizaje Basado en Proyectos (ABP)

Con respecto al ABP, ¿cómo podrías explicar de qué se trata?

Bueno, el APB busca que los estudiantes desarrollen conocimientos, habilidades de trabajo en equipo y actitudes de manera conjunta. Es una forma de aprendizaje distinto a lo que tradicionalmente era la educación en que uno se sienta a escuchar al profesor o lee un libro. Aquí es posible visualizar, materialmente, lo que aprendiste.

En el ABP los estudiantes se enfrentan a situaciones de problema donde ellos tienen que encontrar y ejecutar la solución. Entonces el profesor o profesora los guía en el proceso para que ellos desarrollen su creatividad y puedan finalmente construir una solución ingeniosa, valiosa y que tenga algún impacto.

Es una actividad de enseñanza-aprendizaje que es complementaria a la enseñanza tradicional de la asignatura y todos los proyectos son diseñados a partir del currículo de educación nacional entregado por el Mineduc y desde ahí los docentes analizan cómo integrar las diferentes asignaturas en un mismo proyecto. Por ejemplo, para explicarle a los niños las partes de una planta, se pueden unir Ciencias Naturales, Matemáticas y Arte y, así, aprenden cómo calcular el perímetro (Matemáticas), cómo diseñar un huerto (Matemáticas, Arte y Ciencias), sus cuidados (Ciencias) y la anatomía de las plantas (Ciencias). En vez de analizar teóricamente la realidad o simularla, buscamos vivirla y experimentarla.

Posterior a eso, los estudiantes realizan una exposición donde explican lo que hicieron, cómo lo lograron y qué aprendieron. Esto les permite saber enfrentarse a un público y exponer sus ideas, desarrollando habilidades de comunicación. Ahí tú te das cuenta como hoy el estudiante sí aprendió y no fue de manera memorística, sino que comprende los conceptos y sabe cómo y dónde los puede aplicar.

“Es una actividad de enseñanza-aprendizaje que es complementaria a la enseñanza tradicional”.

¿Cómo crees que la incorporación del ABP en el proceso de enseñanza preparará a los estudiantes para enfrentar su futura vida profesional?

El ABP aporta a que los aprendizajes curriculares se aborden de manera activa y vinculada con los intereses y las necesidades de los estudiantes. Poder desarrollar estas competencias, pero además de que esto sea una metodología activa y que hagan proyectos permite una autonomía progresiva que van adquiriendo los niños.

Entonces, el desarrollar autonomía, el que trabajen colaborativamente, el fomentar su habilidad de comunicación al tener que discutir en grupo en el momento de círculos de crítica de su producto, se van fomentando sus habilidades de comunicación, escucha, respeto y negociación para llegar a acuerdos lo que los prepara para la vida y educación superior.

A mi juicio, desde mi experiencia, el ABP permite aprender de manera más profunda y difícilmente voy a olvidar lo que aprendí dentro del proyecto porque tuvo sentido, porque fue un proceso, porque lo viví.